top of page

Una historia de tiburones


El tiburón toro parece sonreír a la cámara, posando como el protagonista de la imagen.

Uno pensaría que es una foto de NatGeo o de algún lugar de Australia, pero no, es del Chino Loría, de Phantom Divers, de Playa del Carmen. Y es una foto que trae una historia detrás. Se las cuento.

Por ahí por los 90s, para ser más preciso en 1994 yo andaba construyendo estructuras metálicas por Playa del Carmen, fuí a Phantom Divers y le dije al Chino Loría - amigo, quiero aprender a bucear bien, dame el curso - y lo hicimos, yo ya buceaba pero no estaba certificado así que tomé las clases y bajé varias veces con el equipo de Phantom.

Habíamos estudiado años atrás, en la Escuela Modelo, de Mérida, éramos viejos amigos y compañeros de aventuras también.

Pasó el tiempo y seguí buceando, quizá un año más y se hizo costumbre ir a ver al Chino a Playa los fines de semana, yo vivía en Cancún, en ese entonces era empresario constructor y soltero, así que mis fines de semana, todos estaban cargados de aventuras de pesca y buceo, ahí recorrí de ida y vuelta el Caribe Mexicano por primera vez.

Hacíamos equipos de buceo, el sumaba turistas y amigos en sus viajes y la pasábamos a todo dar.

El Chino siempre fue un buscador y creador de ideas, probaba de todo, siempre emprendedor turistero, buzo experimentado y explorador natural.

Hicimos expediciones a Banco Chinchorro, buceos nocturnos, profundos y demás buceos que se pueden hacer.

Un día de esos cualquiera, fuimos a arponear, dijimos: Vamos a bucear y pescamos un buen pargo para un Ti Kin Xik, éramos el Chino, su esposa Elena, yo y creo habría un alemán llamado Günter de turista o algo así.

Cuando se arponea, el que está matando va adelante y detrás iba yo, con la bolsa de pescados heridos, Elena estaba en la superficie con snorkel observándonos, estábamos a unos 15 o 18 metros máximo de profundidad, era un buceo ligero y tranquilo.

Estábamos en una pared, si no me equivoco en lo que llaman Moc Chi, que es como una pared que de un lado presenta un vacío negro y profundo que es el cantil que más allá llega hasta los 500 m de profundidad y que es la zanja que separa a Playa de Cozumel.

De pronto, al voltear por instinto, sentí la presencia de algo tan grande como yo, eran 3 tiburones toro hambrientos y motivados por mi pataleo junto a la bolsa tipo red llena de pescados ensangrentados y heridos recién arponeados.

Yo debo aceptar y confesar, que me asusté muchísimo y sentí que ya me había cargado el payaso, subir de golpe hubiera sido mortal, la presión fué tal que la mitad de mi máscara quedó llena de sangre que me salió de la nariz.

Reaccioné y me metí dentro de una cueva en el arrecife, dejaron de verme los demás buzos, el mismo Chino bromea conmigo a veces cuando recordamos esos momentos y me dice: - cuando comencé a buscarte, solo vi unas burbújas que salían de la roca, jajajaja - y fué real, ahí el demostró todo su temple y profesionalismo como Dive Master, yo era el novato.

Me controló, protegió y ayudó a salir del agujero, le aventó a los tiburones la bolsa y subimos al barco. Se volvió un rescate.

Elena habría saltado como un torpedo al primer instante y el turista se había percatado igual desde antes y subió. Todos ya en el barco sanos y salvos.

Pensé, ya pasó todo, uffff, estuvo cerca.

Pero el Chino dijo: - Voy por mi bolsa red, vale 20 dólares - y bajó, les arrebató a los tiburones la bolsa, y subió jajajaja.

Desde ese momento Phantom Divers comenzó a desarrollar un tour de buceo con los tiburones toro, especializado, que bajas lastrado con más peso para quedar sentado en el fondo, mientras los alimentan a dos metros de ti.

El dive master baja con un traje metálico por que alimentarlos podría convertirse en un frenesí peligroso y podría salirse de control el proceso.

Una experiencia fascinante para disfrutar a éste depredador natural que no come hombres, solo asusta. No estamos en la dieta del tiburón y la masacre de éstos por considerarlos peligrosos es devastadora para las especies que tenemos en el Caribe Mexicano, en Isla Mujeres venden las mandíbulas a 120 pesos, una tragedia.

El Chino y otros grandes buzos de nuestra gente, incluso han luchado y defendido a los tiburones de la pesca furtiva y no sustentable, de los palangreros, de los pescadores inconscientes, de la matanza ignorante y desmedida.

Así que si decides vivir la experiencia de bucear y estar cerca de éstos asombrosos animales, busca al Pahntom Divers, ellos son los pioneros yás más experimentados, han bajado mil veces y creo que lostiburones ya hasta los conocen.



83 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

تعليقات

تم التقييم بـ ٠ من أصل 5 نجوم.
لا توجد تقييمات حتى الآن

إضافة تقييم
bottom of page