top of page

La COP28, un sarcasmo

Desde la Conferencia de las Partes (COP) inaugural en 1995, las reuniones de la ONU sobre cambio climático han sido plataformas cruciales para discutir, negociar y establecer medidas para abordar uno de los desafíos más apremiantes de nuestro tiempo: el cambio climático.

Inicios y Misiones Iniciales

La primera COP, celebrada en Berlín, estableció las bases para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Desde entonces, las COP han evolucionado para incluir representantes de gobiernos, científicos, ONG y la sociedad civil, con el objetivo común de mitigar los impactos del cambio climático.

Avances Cruciales

A lo largo de las COP, se han logrado avances significativos, como la adopción del Protocolo de Kioto en 1997 y el Acuerdo de París en 2015. Estos hitos marcan el compromiso global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el calentamiento global, reconociendo la responsabilidad compartida pero diferenciada.

Desafíos Persistentes

A pesar de los logros, las COP también han enfrentado desafíos, incluida la necesidad de lograr compromisos más ambiciosos y la resistencia de algunos actores a adoptar medidas concretas. La urgencia del cambio climático exige una acción colectiva más fuerte y una implementación efectiva de los acuerdos existentes.

Cumbres Emblemáticas

COP21 en París fue especialmente destacada, ya que los países acordaron limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados Celsius. Sin embargo, las COP siguientes, como COP24 en Katowice y COP26 en Glasgow, demostraron la complejidad de traducir los compromisos en acciones tangibles.

El Rol de la Sociedad Civil

Las COP han ampliado su alcance para incluir a la sociedad civil y la iniciativa privada, reconociendo que la lucha contra el cambio climático no puede ser liderada únicamente por los gobiernos. La participación activa de diversos sectores es esencial para impulsar soluciones innovadoras y sostenibles.

Perspectivas Futuras

Con la urgencia climática en aumento, las COP futuras enfrentan el desafío de acelerar la implementación de medidas concretas y fortalecer la adaptación a los impactos inevitables. La colaboración global, la innovación y el compromiso continuo son esenciales para forjar un futuro sostenible para las generaciones venideras.

La COP28, el hoy.

Esta sucediendo en Dubai desde el 30 de noviembre, la COP28, donde se han reunido más de 200 países, en el corazón del sector petrolero global, en el epicentro de la hegemonía norteamericana petrolera en medio oriente. ¿Paradójico o sarcastico?.

El problema humano más importante es el climático, más allá de la estabilidad económica, de las guerras, de los conflictos comerciales, del agua, de otra pandemia o incluso del hambre, perder la estabilidad climática tendría consecuencias desastrosas para todos, países ricos o pobres, nadie escapa a la furia desatada de la naturaleza cuando entra en caos.

Pero la política sigue y sigue haciendo de cada COP otra reunión de buenos deseos y grandes intenciones, de resonancias mediáticas más sustentables que los resultados y aplicación real.

Esta vez, el distractor de los problemas centrales es el tema de los sistemas alimentarios convencionales que representan el consumo del 15% de petróleo, contribuyendo en alrededor del 35% de los gases de efecto invernadero y se relacionan con alrededor del 80% de la pérdida de biodiversidad en el planeta.

Es decir, no se atacan las causas, 200 países se pasean discutiendo consecuencias alimentarias.

No se habla de ir reduciendo nuestra dependencia humana al consumo de combustibles fósiles, no se discute la forma de reducir nuestro uso de petróleo, no es casualidad que sea Dubai el sitio elegido.

Es una realidad abrumadora que alimentar a 8 mil millones de humanos tiene como consecuencia un impacto ambiental severo en la agricultura, ganadería y la industria, que alimentar a la raza humana contribuya en forma indirecta al consumo de petróleo.

Otra vez, intentando jsutificar que el petróleo es bueno, desde un punto de vista tergiversado y torcido, intentan buscar un lado amable del principal factor de calentamiento global y plasman un sarcasmo:

"Oh, gracias petroleo, gracias, que bueno que existes y nos ayudas a alimentarnos en este planeta de 8 mil millones de humanos, gracias".

La COP28 en forma indirecta pretende justificar al petróleo y culpar al ser humano por alimentarse.

Otra vez, perdimos la oportunidad de salvar este planeta en extinción, nuestro hogar.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page