top of page

Otra vez vino el Presidente y no fué a las obras del Tren Maya


Ahora resulta que los "malditos ejidatarios mayas neoliberales" de la zona de Xpuhil son los malos de ésta horrenda película pseudoambientalista, llamada Tren Maya del Presidente.

(Xpuhil viene del maya "Xpuh" que significa cola de gato, se escribe españolizado Xpujil en folleteria turística principalmente).

Este fin de semana, en su gira de supervisión del Tren Maya, como siempre de lejos, el Presidente vino a prometer el cielo y las estrellas a los Chetumaleños "otra vez".

Otra vez no recorrió a pie el Tramo 5 sur del Tren Maya, siempre desde el helicóptero, tiró sus banalidades de siempre.

Perdimos "otra vez" la oportunidad de llevarlo a que vea el ecosistema kárstico y lo mal que se están haciendo las cosas.

Los ejidatarios de Xpuhil se oponen al paso del Tren, son los que cuidan la Laguna OM, una de las zonas de preservación más vírgenes del sureste Mexicano, los exploradores como yo, estamos aún intrigados, nos preguntamos ¿qué pasó en esa laguna algunos años atras cuando desapareció el agua por completo?

¿Cómo pudo secarse en unas cuantas horas, a dónde se fué el agua?

¿Cómo regresó luego igual en unos días y se llenó otra vez?

Después del huracán Cristobal que se saturaron los acuíferos de la zona del sur de Campeche, el mismo mecanismo de vaciamiento de enormes embalses susbterráneos inundó ésta vez la zona maya de Quintana Roo, se llevo los 7 colores de Bacalar por dos años, esa enorme zona inundada era llamada por los antiguos mayas como "los bajos mayas del norte", las inundaciones después de Cristobal llegaron a subir los niveles hasta la bahías de Sian Kaán, muchos fuimos testigos, aún no comprendemos como el agua desde Xpuhil inundó la zona maya del Caribe subterráneamente, por que con Cristobal no llovío sobre Quintana Roo y lo que estoy diciendo es que un acuífero indundó a otro, y esos secretos aún inexplicables están en Xpuhil.

Pero estamos haciendo un Tren y aplaudiéndolo, en plena ignorancia de lo que yace debajo de nuestros pies.

Reitero, aun no sabemos por qué desaparece el agua en la represa subterránea en Xpuhil y ya están atacando a los Ejidatarios y convirtiéndolos en los malditos neoliberales calderonistas anti4T.

Y es que el grito de los académicos, científicos, ambientalistas y gente relacionada con la selva es y ha sido siempre:

¡venga a verlo fisicamente!.

Muchas voces han hecho videos, se han escrito ríos de tinta, hubo cientos de documentos ingresados durante el proceso simulado de Manifiesto de Impacto Ambiental que hicieron para taparle el ojo al macho, se ha dicho cien veces recordando los socavones en la carretera Cancún-Tulum, ¡aquí no se puede!.

Y se ha advertido cien veces también:

¡Va a colapsar!

La destrucción del ecosistema, de ésta manera, puede tener efectos secundarios devastadores para todo lo demás, incluyendo la industria turística, no lo entienden, incluso el nuevo Gobierno Estatal, parece no entenderlo y la Gobernadora ha decidido apoyarlo ciegamente sin cuestionarlo.

Tal vez piense que es bueno para Quintana Roo.

Lo repetiré, se ha dicho hasta el cansancio, tengo un canal de YouTube con más de 50 reportajes en video explicando esto, no soy ni antiLópez, ni antiMara, ni ante4T ni nada de esas politiquerías, soy solo alguien que produce contenidos de la fuente ambiental.


Cuando llueve, el agua que cae a nuestro suelo se infiltra a razón de 75% al subsuelo. Durante 2 millones de años ésta agua ha logrado perforar la roca caliza sedimentaria, hay por ésta razón trillones de agujeros, miles de cavernas, ríos subterráneos y cuevas.

Hay pequeños y gigantescos y están dispersos por todo el territorio peninsular, se llama karsticidad, del Alemán "Karst", a ésta característica de nuestra roca caliza de disolverse con el agua lentamente.

Siverdadermanete aman el caribe Mexicano entiendan éste concepto, profundicen y comprendan éste milagro del agua transformando la roca, dándole forma, el agua modifica la roca creando los escenarios increíbles sobre los cuales la biodiversidad se adapta y vive. No hay dos cavernas iguales.

No podemos percibir éste proceso a simple vista, la karsticidad parece invisible a nuestros ojos humanos por que nuestros tiempos humanos son muy rápidos y los geológicos muy lentos.

Pero hoy lo que vemos son las consecuencias de 2 millones de años de karsticidad.

Vemos techos de cavernas colápsados y ventanas al acuífero subterráneo que llamamos cenotes, vemos bancos de sascab saturados de agua, vemos ríos subterráneos mayormente subterráneos, ojos de agua, petenes y lagunas costeras.

Esa agua que ese infiltra recarga el acuífero en la selva, es donde está más profundo el manto de agua dulce y que se asienta sobre otro manto más denso y pesado de agua salina que entra desde el mar.

Reitero, el mar entra debajo de la plataforma peninsular y penetra cientos de kilómetro tierra adentro pero por ser más denso yace en el fondo, el agua que se infiltra por el suelo porelcontrario es dulce y menos densa y por ende flota sobre el manto salino o intrusión marina, como le llaman técnicamente.

Si adelgazamos el espesor del manto de agua dulce, el agua se saliniza y deja de ser útil al ser humano y la naturaleza.


Debemos recordar que los pozos de extracción de agua para consumo humano antes de estar en la red de agua potable estuvieron en esos acuíferos recargados en la selva.

Esa es una primera gran razón por la que no se puede quitar a lo pXxdejo vegetación exactamente en la zona de selva donde se recarga el acuífero, por que se expone el agua a contaminantes, y por que el funcionamiento generalizado es siempre que "fluye de tierra firme a la costa" y siempre es esa dirección en la que se mueve el agua, por esa razón tenemos en el litoral costero lagunas en todo el perímetro, las zonas de manglares están alimentadas por el agua de la selva que termina ahí estancada al final de su recorrido. Nuestras lagunas costeras no son marinas, son kársticas.

Entonces, si contaminamos la selva, la abrimos, le quitamos la cobertura vegetal, destruimos cavernas, las rellenamos, bloqueamos los flujos de cientos de ríos, al abrir permitimos los asentamientos irregulares, más manchas urbanas, no tenemos la cobertura completa de drenaje, de captación de aguas negras y menos alcanzamos a recolectar todos los residuos que generamos, entonces, lo que estamos haciendo es abrir una cicatriz donde entra toda infección posible, una herida abierta, sin vendas, sin protección y que está exactamente donde se recargan los acuíferos.

Y no solo se verá afectada directamente el agua potable que consumen nuestras manchas urbanas, se contaminarán cientos de cenotes y ríos subterráneos, y el agua que al final llegará a nuestras lagunas costeras y se despositará "enfrente del turismo", cada día perderá los hermosos colores que la caracterizan y tendremos puras lagunas grises o color chocolate.

Cuando las lagunas costeras se saturen y la polución las supere, comenzará a verse afectada la duna costera, que es precisamente donde está asentada nuestra hotelería, la duna será rebasada por la contaminación de las lagunas, que hoy son ecosistemas de amortiguamiento.

Entonces esas aguas negras en las lagunas contaminadas, comenzarán a matar el pastizal marino, que yace entre la playa y el arrecife, en lo que se conoce como laguna arrecifal y es que tenemos arrecife desde Contoy hasta Honduras, así que todo nuestro litoral posee laguna arrecifal.

Cuando las aguas negras y polución costeras, comience a afectar las cadenas alimenticias del pastizal marino y los procesos reproductivos que suceden ahí, los servicios ambientales que brinda la laguna arrecifal al arrecife, se romperán y colapsarán.

Además las manchas de sargazo que recala y se pudren en la orilla, generan la marea marrón "que tampoco pudo la Semar controlar", y se suma a la contaminación de nuestras manchas urbanas, aguas negras y marea marrón compiten por la destrucción de la laguna arrecifal.

Entonces lo que viene es la extinción masiva de arrecifes.

Parece inevitable.

Sin arrecifes, comenzará a colapsar todo, el azul turquesa desaparecerá por que los excesos de algas y plancton, sin peces que los devoren superarán rápidamente a las endebles especies sobrevivientes, sin peces pequeños, los grandes se irán también, serán las especies de mar profundo las últimas en colapsar. Caerá la pesca y habrá crisis alimentarias.

Nuestro turismo está en riesgo, por que seguimos superando la capacidad de resistencia de nuestros ecosistemas con aplausos, demagogia y lamidas de zapatos, por que no estamos sustentando nuestras desiciones con estudios serios, no con permisos, con estudios.

No estamos buscando el ¿cómo si se pueden hacer las cosas?, la política supera a lo científico, la ambición supera la inteligencia, despertemos y dejemos de usar la palabra sustentabilidad para adornar discursos y hagámosla nuestro eje principal de desarrollo.

Somos vulnerables a nuestro desarrollo, tenemos que comprender eso, nuestro peor enemigo somos nosotros mismos, no hablo de salvar arboles, hablo de salvar el turismo, nuestra economía y nuestra esperanza de desarrollo.





82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page