top of page

Los pronósticos indican que 2024 será el año más caliente registrado


"Estamos en terreno desconocido", así describió en sus redes sociales el periodista climático Juan Bordera, cuando en el verano de 2023 la NOAA registró 21,1ºC de temperatura media en el mar del

hemisferio norte.

Y es que 2023 se ha considerado ya como el año más cálido jamás registrado, las consecuencias de ese calentamiento de masas fueron muy claras el año pasado:

1.- Cambios radicales en las corrientes marinas principales, retorno de la AMOC y que en el caso del Caribe Mexicano movió la corriente principal que nos pasa de sur a norte y transporta las enormes islas de sargazo pelágico y microplásticos alejándonos los recales masivos del alga en forma espectacular.

Son buenas noticias para el turismo y los ecosistemas costeros que tanto daño han recibido por el alga, pero muy malas noticias en lo general por que las consecuencias de cambios tan radicales pueden ser devastadoras para el arrecife, para otras especies, podrían romperse muchas cadenas tróficas, van a sufrir muchos ecosistemas que estaban adaptados al comportamiento anterior.

2.- Los fenómenos meteorológicos pueden ser más poderosos, al existir más calor en las masas oceánicas hay más energía para alimentar los vientos calientes que forman los huracanes junto con los fríos que se entrelazan. Además se forman supercarreteras de calor sobre las cuales un huracán como Otis (ejemplo) puede convertirse en uno de "intensificación rápida" en cuestión de horas, más inundaciones, lluvias torrenciales y temporadas muy intensas de frentes fríos y suradas. Tuvimos una surada con altas velocidades de viento casi de 60 km/hr, a niveles de tormenta hace poco.

3.- Inestabilidad de patrones climáticos globales, temporadas de lluvias fuera de tiempo, sequías, cambios radicales de las temporadas de huracanes, ya dijimos sobre suradas, frentes fríos, nortes y suestazos más intensos, turbonadas, ondas de calor, cambios en los patrones de especies y afectación a ecosistemas por desequilibrios.

Bueno, la alarma está encendida nuevamente y 2024 se presenta como más caliente aún que 2023.

La perspectiva para 2024 es inquietante. La Tierra podría experimentar un incremento en la temperatura promedio global que supere momentáneamente el umbral de 1.5 °C.

Es decir, sostenidamente durante unos meses, podríamos vivir en 2024 una muestra de los horrores pronosticados en la COP21 cuando se firmó el acuerdo de París, que es un tratado internacional sobre el cambio climático jurídicamente vinculante. Fue adoptado por 196 naciones el 12 de diciembre de 2015 y entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.

El objetivo del acuerdo , era (por que ya vimos que no se cumplió), limitar el calentamiento mundial a muy por debajo de 2, preferiblemente a 1,5 grados centígrados, en comparación con los niveles preindustriales.

Bueno, será en 2024 cuando llegaremos a estar sobre esos 1.5 grados centígrados promedio y en forma sostenida, muy probablemente y según las tendencias gráficas y pronósticos institucionales.

Será importantísimo en este 2024, si esto sucede, entender esos tres factores cruciales: Cambio en las corrientes marinas, intensificación de fenómenos meteorológicos e inestabilidades de patrones climáticos.

Como humanidad, no lo estamos logrando, es más inteligente comenzar a entender el cambio climático que viene para ser resilientes, resistir, adaptarse o cambiar.

¿Será este 2024 un año que nos muestre que podría pasar sobre ese umbral de 1.5 °C?

Podremos aprender sobre cómo sobrevivir en el futuro.



116 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page